EL ÉXITO EN ARQUITECTURA. ¿RÁPIDO? ¿FÁCIL? ¡LET’S GET READY TO RUMBLEEEEEEEEEEE!

El éxito en arquitectura no escapa a la actual moda de lo rápido y fácil.

Alcanzar el éxito es lo que mucha gente anhela hoy en día, y cuanto más rápido y con menor esfuerzo, mejor. Si puede ser, con una píldora mágica. Me encuentro personas que quieren lograrlo YA, y si digo que eso no funciona así se enfadan.

El verdadero éxito no suele ser fácil ni rápido. Y el éxito en arquitectura menos.

De entrada habría que definirlo con precisión, y probablemente para cada persona sería una definición distinta. Pero sí hay un denominador común en esa especie de corriente de creación de influencers: todos quieren ser muy ricos muy rápido, a ser posible sin trabajar.

¿Qué nos pasa? ¿Qué hemos hecho mal?

Michael Buffer

Michael Buffer es uno de esos iconos estadounidenses “hechos a sí mismos”. Es un presentador de veladas de boxeo, archiconocido desde que empezó a utilizar (y registró legalmente) su famosa frase: “¡Let’s get ready to rumbleeeeeeeeeeeee!”.

Aquí la tienes:

Este hombre tiene un trabajo que supone subir al ring, presentar a los boxeadores en unos 3 minutos, decir su frase, volver a subir al final y proclamar al vencedor en unos 2 minutos.

Es conocido en todo el mundo y tiene un caché estratosférico. No hay una gran pelea de boxeo que no cuente con él, y en el último gran combate por el campeonato mundial de los pesos pesados se embolsó 4 millones de libras por hacer su trabajo.

Incluso hay gente que se dedica a hacer rankings sobre cuándo ha dicho la frase de un modo más espectacular.

¿Qué tiene esto que ver con el éxito en arquitectura? Es más, ¿esto es éxito?

Desde luego, lograr algo así es muy difícil en nuestro sector. Este tipo de plenos al 15 no suelen darse.

Incluso en el caso de Michael Buffer seguro que hay bastante trabajo detrás, no es sólo la frase de marras. Realmente tiene un estilo diferente, estudiado, y probablemente lleva años trabajando su red de contactos, etc.

Y además, es un caso entre un millón. A mí me gusta como presentador de veladas de boxeo, pero como ejemplo para nuestra actividad no nos sirve demasiado.

El atajo

Hoy mucha gente quiere ser Michael Buffer. Hoy todo el mundo quiere ser YouTuber. Todos quieren ser influencers, sin saber siquiera qué es lo que van a aportar a la sociedad.

Esto es así. Si publico una actualización con alguna polémica artificial, o con una frase de Buda repetida hasta la saciedad, o con una foto de un cachorrito, obtendré un montón de likes.

Si publico un post de 3.000 palabras sobre modelos de negocio de arquitectos, obtendré aproximadamente la vigésima parte. Compara la utilidad para el usuario o el tiempo y esfuerzo de elaboración en cada uno de los dos casos.

La cuestión es que nos hemos acostumbrado al contenido superficial y rápido, a las cosas que se pueden consumir en un abrir y cerrar de ojos y que nos hagan pensar poco.

En ciertos ámbitos esto lleva a una apariencia de éxito que muchas veces no es real, y que a veces produce un gran rendimiento económico. Por eso, mucha gente está decidida a buscar ese atajo hacia el pelotazo.

Pero no nos dejemos contagiar por esto, porque la arquitectura no es así. En arquitectura (y en casi cualquier ámbito) las cosas cuestan tiempo y esfuerzo.

En #arquitectura, las cosas cuestan tiempo y esfuerzo #coaching Clic para tuitear

Muchas de las personas que quieren conseguir el éxito en arquitectura rápida y fácilmente quieren hacerlo a través de la comunicación. Ése es su atajo. Pero una actividad como la nuestra es muchísimo más que comunicación.

Es mucho más que lanzar mensajes bonitos o potentes, tiene que haber algo detrás.

Así que si buscas a alguien que te ayude con el marketing de tu negocio, déjale que empiece unos pasos más atrás. Plantéate las cosas desde el inicio mismo, ya llegarás a la comunicación a su debido tiempo.

Éxito en arquitectura

El éxito en arquitectura

Entonces, ¿qué es el éxito en arquitectura? ¿Y cómo llegar a él?

Como decía más arriba, para cada persona el éxito en arquitectura será una cosa. Habrá miles de respuestas diferentes. Poner una foto de una obra y recibir muchos likes no es el éxito para mí, pero tal vez para otros sí.

Quedémonos con un concepto que, a mi modo de ver, ya es un éxito: tener un negocio sostenible que pueda perdurar en el tiempo. Difícil en la situación en la que vivimos los arquitectos, ¿verdad?

En #arquitectura, tener un negocio sostenible y perdurable ya es un éxito #coaching Clic para tuitear

¿Cómo se consigue esto? Pues se consigue teniendo claro quién eres, qué modelo de negocio te va a funcionar, qué estrategia vas a utilizar, y trabajándolo día a día durante el tiempo suficiente.

No se consigue buscando un “Let’s get ready to rumble”, ni con una foto bonita en la página de inicio de una web, ni con una frase genial que pueda convencer a cualquier cliente potencial. No hay magia.

Alguna vez hemos hablado de posicionamiento, esa imagen en la mente del cliente potencial que es la que va a determinar si te compran o no. Pues bien, eso cuesta tiempo.

¿Crees que Volvo hizo un anuncio maravilloso en los años 50 diciendo que los suyos eran los coches más seguros y con eso ya estaban posicionados? ¿Todo el mundo les creyó automáticamente? No, ellos pelean día a día y en cada componente de su línea de producción para conseguirlo.

Y ojo, que hablamos de otros tiempos, hoy todavía es más difícil.

El camino sin atajos

Así pues, te recomiendo que si quieres que tu negocio funcione, que sea sostenible y que puedas realizarte profesionalmente a través de él (eso que he llamado éxito más arriba), te tomes las cosas con perspectiva.

Ten estrategia, piensa más allá de lo inmediato, no pierdas el tiempo buscando fuegos de artificio (que también pueden estar bien en alguna ocasión, pero no como base de tu negocio) y construye algo sólido que puedas ir puliendo con el tiempo.

Ten estrategia, piensa más allá de lo inmediato, no busques fuegos de artificio #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Busca tu elemento diferencial, tu ventaja competitiva, asegúrate de que sirve a las necesidades de alguien, tradúcela en servicios y productos concretos, monta tu negocio alrededor y comunícalo todo con efectividad.

Y para ello, para comunicar, sí que sirven esas frases geniales. Pero por favor, que lo sean. No me imagino a Michael Buffer diciendo algo como “Te falta Tefal” o «Cillit Bang, la suciedad se va en un bang«.

Esfuérzate, comprueba cómo resulta, ajusta si es necesario y ten claro cuándo parar si la cosa no va bien. Mantén tu trayectoria y confía.

El mercado te lo recompensará.

Tienes una guía muy completa y recursos varios para conseguir clientes para tu estudio en la categoría MARKETING PARA ARQUITECTOS.

¿Qué es para ti el éxito en arquitectura? ¿Has pensado en los pilares básicos de tu negocio? ¿Crees que el afán por el éxito rápido y fácil está llegando a nuestro sector?

Gracias por leerme. ¡Que tengas un buen día!

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo. También te enviaré gratuitamente la GUÍA PARA ELABORAR EL PLAN ESTRATÉGICO DE TU ESTUDIO PARA CONSEGUIR MÁS Y MEJORES ENCARGOS

Diferénciate y encuentra tu ventaja competitiva
para que los clientes te elijan

4 comentarios en “EL ÉXITO EN ARQUITECTURA. ¿RÁPIDO? ¿FÁCIL? ¡LET’S GET READY TO RUMBLEEEEEEEEEEE!”

  1. Como siempre Joan es un placer leerte 🙂
    Yo apuntaría que «las cosas, casi siempre, cuestan tiempo, esfuerzo y dinero»…

    Hacen falta buenas dosis de cada una de ellas… de ahí la importancia del posicionamiento y la estrategia… y planteando un símil culinario, en función de cuanto tengamos de cada ingrediente la estrategia variará necesariamente.

    Un abrazo.
    Paula

  2. Cuanta razón,

    Con pasión, ganas, esfuerzo, trabajo duro…y siendo paciente….más tarde o más temprano…los resultados van llegando….
    Toda esa lucha en sí misma…ya es todo un éxito.

    Buen artículo

    Saludos

    • Muchas gracias, Alberto.

      Así es, recorrer ese camino ya es para estar orgullosos. Hay que celebrar cada paso que se da, y no sólo el resultado final.

      Gracias por leerme y por comentar. 🙂

      Un saludo.

Deja un comentario