LA MARCA PERSONAL DE UN ARQUITECTO QUE BUSCA EMPLEO

Creo que muchos estaremos de acuerdo en que la marca personal de un arquitecto es un aspecto esencial para su desempeño profesional. También (más aún) si su intención es encontrar un empleo en el mundo de la arquitectura.

En este artículo sobre el CV para un arquitecto que escribí en el blog de Arquiparados, hablé sobre el hecho de que el CV converge hacia la marca personal, ya que el modelo de selección está cambiando.

Existiendo la reputación digital, se hace difícil pensar que un papel en el que contamos lo que hemos hecho pueda acabar siendo decisivo para que nos contraten o no.

Empiezan a entrar en juego más cosas, tal y como nos explicaba Guillem Recolons, experto en personal branding, en la entrevista que me concedió hace un tiempo.

Vamos a reflexionar sobre esta situación y a hablar un rato sobre la marca personal de un arquitecto, y sobre cómo modelar la tuya para que un posible empleador pueda verse atraído hacia tu propuesta de valor personal y te dé una oportunidad.

Marca personal de un arquitecto

Búsqueda de empleo y venta

La búsqueda de empleo se parece cada vez más a una venta.

La precarización y escasez en el empleo han convertido un puesto de trabajo en un bien de lujo, situación que es radical en el mundo de la arquitectura.

La competencia para conseguir esos puestos es descarnada, hasta el punto de encontrarnos con compañeros que están trabajando ¡gratis!, simplemente por el hecho de acumular unos gramos de experiencia para su CV.

En este río revuelto, hay muchas víctimas. Desde luego, los que no pueden trabajar, pero también los que lo hacen en condiciones precarias y sin capacidad de crecimiento profesional.

Los puestos de trabajo cada vez duran menos. El empleo en una empresa para toda la vida es una utopía. Dicen que un autónomo es alguien que se va al paro cada noche y que tiene que buscar trabajo cada mañana. Pues bien, los empleados por cuenta ajena tienden a esa situación de manera asintótica.

Los empleados por cuenta ajena tienden asintóticamente a la situación de autónomos #coaching Clic para tuitear

Los contratos son cada vez más discontinuos, por lo que acabamos pensando en trabajar en proyectos más que en puestos. Es la filosofía knowmad, impulsada por estos factores entre otros.

Este entorno competitivo entre candidatos no deja de ser similar a la competencia entre marcas que venden en diversos sectores. En este caso, el producto que vendemos somos nosotros mismos, y por supuesto nuestra marca personal es decisiva.

La marca personal de un arquitecto no es cuestión de días

Tu marca personal no la vas a crear ahora. Ya existe.

Es una suma de muchas cosas que has ido haciendo y te han ido pasando hasta llegar al momento actual, en el que las personas perciben algo sobre ti y lo transmiten cuando no estás. A ese algo podemos llamarle marca personal.

Así pues, no se trata de buscar un bloque de piedra que te guste y ponerte a esculpir. El bloque de piedra ya lo tienes. Lo que sí puedes hacer es cincelarlo, sacar lo que hay dentro de él y darle forma. Como rehabilitar un edificio.

Trabajando sobre tu punto de partida, puedes ir modelando tu marca personal en base a una estrategia.

El modelo del bambú es muy gráfico para esto. El bambú se pasa años haciendo crecer sus raíces, y la mayor parte de su volumen no es apreciable a la vista. Sin embargo, todo ese crecimiento interior le sirve para tener posteriormente un crecimiento aéreo espectacular, y esa es la parte que realmente se ve.

La marca personal de un arquitecto que busca empleo se gesta en esas raíces, que en tu caso equivalen a las fases de autoconocimiento y de diseño de tu identidad empleable. La parte visible, promocionable, se basa en ello, y si no está bien enraizada no crecerá bien.

El bambú tarda años en crecer, y tu propio proceso tampoco es cuestión de días. Es el resultado de un trabajo constante y más o menos largo. No puedes ponerte a ello y cambiar cómo eres percibido en un mes.

No se trata de acumular una montaña de seguidores en Twitter o de conseguir notoriedad de cualquier modo. Es más bien cuidar las raíces y luego, sí, guiar el crecimiento aéreo generado por esas raíces.

Bambú reinvención

Cada arquitecto es un mundo. Autoconocimiento

Muchas veces me preguntan cómo debe ser la marca personal de un arquitecto, en qué es bueno especializarse, o cómo comunicar esto o lo otro. Siempre respondo que depende.

La marca personal es personal porque corresponde a cada persona, y todos somos distintos. Es más, haremos bien en mostrar que lo somos. Probablemente, eso nos hará más empleables (siempre que nos diferenciemos dentro de algo que pueda aportar valor).

Por eso, una primera fase de autoconocimiento es necesaria en nuestro proceso de búsqueda de empleo. Pero autoconocimiento de verdad.

Una primera fase de autoconocimiento es fundamental para encontrar #empleo #coaching Clic para tuitear

“Tengo un master en instalaciones de climatización” no es autoconocerse. Nos pondremos más bien a concretar nuestras fortalezas y debilidades respecto del entorno en el que nos vamos a mover y el objetivo que tenemos. ¿Recuerdas el diagrama DAFO?

Somos una suma de conocimientos, experiencias, aptitudes, competencias, habilidades blandas, carencias… Necesitamos conocer con precisión todo ese material para ver con qué podemos trabajar, darle forma y comunicarlo.

Por otro lado, en un mundo con empleos cada vez más indeterminados (mira esta lista de profesiones con futuro) todos los arquitectos seguimos sin embargo intentando hacer casi lo mismo.

De esa lista que he puesto, he tenido que mirar algunas profesiones porque no sabía qué eran. Otras ni siquiera las puedes estudiar en una universidad.

Ante esta incertidumbre, resulta muy necesario conocer en qué eres competente, qué habilidades y conocimientos tienes. Es tan importante como tus títulos. O más.

Diseño de tu identidad empleable

En base al autoconocimiento, puedes diseñar tu identidad empleable. Para ello, debes tener una estrategia de búsqueda de empleo y definir una propuesta de valor personal. Éstos serán los pilares de tu identidad empleable.

Teniéndolos siempre en mente, puedes plantearte los elementos que te van a ayudar a mostrarte como valioso desde el punto de vista de un empleador. Tu CV (mejor si es 2.0), tu elevator pitch, tu presencia online y offline…

Para acabar de cincelar esa identidad empleable tal vez necesites formarte más, o adquirir competencias concretas. Es el momento, pero hazlo siempre teniendo en mente tu estrategia y cómo aporta eso a tu propuesta de valor. No pierdas de vista el objetivo.

La marca personal de un arquitecto que busca empleo está íntimamente relacionada con esa identidad empleable, compuesta por varios ingredientes hilados por el elemento común de la estrategia basada en una propuesta de valor personal.

Promoción

Una vez forjada tu identidad empleable en base al autoconocimiento, ya tienes las raíces de tu bambú. Ahora es el momento de empezar a mostrar tu crecimiento aéreo.

Hoy en día esto es más sencillo que hace apenas unos años. Entonces, había pocas opciones. El proceso consistía en inundar de CV de papel todos los lugares en los que pudiese haber empleadores y confiar en obtener una entrevista. O eso, o tirar de networking, que es lo que siempre ha funcionado mejor (a día de hoy también).

Ahora tienes muchas más opciones, sobre todo por la facilidad para exponer tu propuesta en el mundo 2.0. Las redes sociales, tu blog, etc., te permiten existir en la mente de mucha gente.

El networking, que sigue siendo el método más efectivo para encontrar empleo, también es fluido en el mundo online. Puedes contactar casi con cualquiera, y ese cualquiera puede ver tu propuesta de valor y considerarla. Para ello, lógicamente, necesitas que tu marca personal invite a ello.

El #networking sigue siendo el método más efectivo para encontrar #empleo #coaching #arquitectura Clic para tuitear

El Manifiesto Cluetrain afirma que los mercados son conversaciones. Bien, el mercado del empleo empieza a parecerse también a una conversación. Hoy en día, buscar empleo es en gran parte crear relaciones sociales.

Pero recuerda, toda esa facilidad para crear troncos y ramas no servirá para nada si las raíces no son sólidas. No confundas buscar empleo sólo con promocionarte.

A cuidar tu marca personal

Así pues, creo que la marca personal de un arquitecto es fundamental para que encuentre un trabajo. Y para aprovecharla y potenciarla, es muy aconsejable plantearse el proceso de búsqueda de empleo en las tres fases descritas y tener claro que los atajos no suelen servir.

Contar con la ayuda de un profesional te puede resultar muy útil para facilitar el proceso y seguramente acelerarlo.

En cualquier caso, seguiremos hablando de estos temas en próximos artículos. Si no quieres perderte ninguno, puedes suscribirte a mi newsletter.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

Y tú, ¿tienes un estrategia definida para buscar empleo? ¿Tienes clara tu propuesta de valor? En tu caso, ¿cómo crees que debe ser la marca personal de un arquitecto que busca empleo?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

Deja un comentario