DISEÑA TU PROPUESTA DE VALOR PERSONAL DE ARQUITECTO SI BUSCAS EMPLEO

Si buscas trabajo, te va a resultar muy útil definir tu propuesta de valor personal de arquitecto.

Como hemos comentado alguna vez, por ejemplo cuando hablábamos de encontrar trabajo de arquitecto con una visión centrada en el valor, o de la marca personal de un arquitecto que busca empleo, hoy en día conseguir ese trabajo se parece mucho a lograr un venta.

Simplemente, en vez de vender un producto o servicio, te vendes a ti como profesional que puede aportar valor a una organización.

A raíz de la conversación que tuve con Enrique Alario en su interesante podcast, bastantes personas me han consultado sobre cómo pueden definir su propuesta de valor personal.

El concepto de propuesta de valor, básico en el marketing, se puede trasladar del mundo empresarial a la persona, y te puede dar mejores oportunidades para conseguir ese puesto.

Vamos a ver en qué consiste esa propuesta de valor personal y cómo puedes definirla.

Empleo de arquitecto

Qué es tu propuesta de valor personal

Se trata de una conceptualización del valor que puedes ofrecer, en este caso a un empleador. Se centra en tu valor intrínseco, y es un elemento fundamental de tu marca personal.

Tu propuesta de valor es el concepto potente que debe proyectar cada elemento de tu identidad empleable. Además de potente, es necesario que sea reconocible, cuanto más fácilmente mejor. Que todo el mundo sepa cuál es rápidamente.

Tu propuesta de valor personal debe proyectarse en cada elemento de tu identidad empleable #coaching #arquitectura Clic para tuitear

En el esquema que sigo en los procesos de búsqueda de trabajo, la propuesta de valor personal de arquitecto es la culminación de la primera fase: la de autoconocimiento. Posteriormente, las fases de diseño de la identidad empleable y promoción serán más sencillas si la tienes bien definida.

Tu propuesta de valor personal te conducirá a posicionarte de determinada manera, y esto es clave cuando se trata de evaluar el valor que puedes aportar a una organización. Si te posicionas adecuadamente, es posible incluso que el empleador vaya a ti y no al revés.

Es el mismo concepto que cuando hablamos de la propuesta de valor para vender tus servicios.

Consideraciones para tu propuesta de valor personal de arquitecto

Para definir tu propuesta de valor debes tener en cuenta principalmente dos elementos: los beneficios que puedes aportar y las necesidades del empleador al que te diriges. En este caso, no se sabe si fue antes el huevo o la gallina. Mejor considerar ambos a la vez.

Obviamente, tu propuesta debe estar conectada con las necesidades de los empleadores. Debe resolver esas necesidades y problemas de quien te quiera contratar. Estudia qué demanda el mercado de trabajo en arquitectura, qué se le pide a un arquitecto.

Habrá casuística variada, y verás necesidades comunes que se repiten siempre. Te darás cuenta de que no podrás satisfacer a cualquier tipo de organización. Es buena idea identificar un grupo de empleadores para los que puedas tener algo que resulte apetecible.

Ese algo apetecible son los beneficios que puedes aportar, aquellos conocimientos, habilidades, valores, etc., que sean fortalezas tuyas y que te diferencian de los demás.

Porque tus beneficios deberían ser diferenciales. Cosas que te desmarquen de tus competidores. Tu propuesta de valor debería ser única.

Cuando tienes esos beneficios claros y sabes que son útiles para un grupo determinado de empleadores, estás en condiciones de definir tu propuesta de valor personal de arquitecto.

El análisis de la propuesta de valor personal

En la primera fase de autoconocimiento, pues, identifica esos beneficios que tienes y que son diferenciales. Hazlo desde el punto de vista de las necesidades que satisfacen.

Por ejemplo, tener un master en algo puede ser considerado un beneficio, pero lo es mucho más el valor que eso puede aportar. Para qué le puede servir a un empleador. Qué consigues con ello.

Puede ser algo que ahora mismo el empleador no tenga, algo que facilite el trabajo en el estudio, algo que repercuta de manera clara en el cliente final…

Al identificar claramente tus beneficios y cómo éstos puede solucionar necesidades de personas concretas, lograrás hacerte una idea de cuál es tu empleador ideal. ¿Es una empresa grande? ¿Es un estudio pequeño? ¿Una constructora?

No dejes que lo que puedes y sabes hacer se confunda con el valor que puedes aportar. Lo que haces puede ser manejar muy bien Revit, pero el valor que aporta puede ser lograr que el estudio se integre muy bien en el flujo de trabajo con un gran promotor.

Al montar tu propuesta de valor, céntrate más en el valor que aportas que en lo que puedes hacer. Que sea un indicador que apunte a tu valor de manera inequívoca.

Céntrate más en el valor que aportas que en lo que haces #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Empleo de arquitecto propuesta de valor

Una posible estructura para tu propuesta de valor personal de arquitecto

Para ayudarte a construir tu propuesta de valor, puedes utilizar una estructura clásica como la siguiente:

Una marca. Tu nombre y dos o tres palabras que te definan.

Un titular. Una frase o dos que resumen los beneficios siguientes o lo más significativo de la propuesta.

Un listado de beneficios, que no debe ser largo (menos de 5) para que no se disperse el mensaje.

Es importante que no te centres ahora en buscar frases geniales o con gancho. Esto es lenguaje interno, son conceptos, ya lo pondrás sexy para comunicar más adelante. Si lo tienes ya perfecto, pero no es necesario. Un ejemplo:

 

Armando Casas, arquitecto marketero

Gestión integral de espacios que venden aplicando técnicas de neuromarketing

        • Especializado en interiorismo para el sector retail

        • Técnicas de neuromarketing aplicadas al espacio para aumentar el nivel de ventas

        • Gestión integral de la actuación con la garantía de la certificación PMP

 

Ahora que ya tienes tu propuesta de valor, lánzate a condensarla en tu elevator pitch.

Y utilízala. Es un material muy bueno para transmitir tu valor. Ponla sexy y que aparezca en tu CV, en tu web, perfiles de redes sociales, etc.

Créeme, te ayudará bastante a la hora de conseguir un trabajo como arquitecto.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

Dime, ¿alguna vez te has parado a pensar qué valor puedes aportar a un estudio de arquitectura? ¿Sabrías definir y diseñar una propuesta de valor personal de arquitecto ganadora con el material que tienes dentro de ti?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

Deja un comentario