5 SITUACIONES DIFÍCILES EN ENTREVISTAS DE TRABAJO (Y QUÉ HACER CON ELLAS)

Hay situaciones difíciles en entrevistas de trabajo que pueden tener distintos grados de complejidad y se dan ocasionalmente.

Voy a centrarme en este post en algunas que me cuentan las personas a las que ayudo a conseguir empleo en el mundo de la arquitectura y que se repiten de vez en cuando.

Desde entrevistas que se desvían del objetivo y no te permiten mostrar lo que tienes hasta preguntas que cruzan líneas rojas llenas de impertinencia, pasando por momentos tipo “no nombres Vietnam delante de Nixon” (como decía Mafalda).

No puedes controlar que no se den esas situaciones difíciles en entrevistas de trabajo, pero puedes prepararte para reaccionar en el momento en que se produzcan y superarlas con el menor daño posible.

Situaciones difíciles en entrevistas de trabajo

No todas las entrevistas son ideales

Cuando vas a una entrevista de trabajo no sabes a quién vas a tener delante, y en el mundo de la arquitectura esto también sucede así. Muchas veces no hablarás con un profesional de la selección de talento.

Cuando vas a una entrevista de trabajo no sabes a quién tendrás delante, y puede que no sea un profesional #empleo #arquitectura Clic para tuitear

Salvo que optes a una organización de cierto tamaño, con su correspondiente departamento de gestión de personas, o llegues a través de una empresa de selección, o de un headhunter o algo similar, la persona que te entreviste tal vez no tenga experiencia en ello.

Yo mismo, hace años, cuando tuve que enfrentarme a mi primera entrevista como entrevistador sentí que no estaba bien preparado. Podía aplicar el sentido común, claro, pero tal vez había cosas que se me iban a escapar.

Nadie me había enseñado a seleccionar a una persona para un puesto, así que tuve que buscarme la vida como pude con amigos y conocidos con experiencia en el tema (gracias, Àngels, por enseñarme tantas cosas 😉  ).

En el mundo de la arquitectura muchas veces la persona que te entrevista no ha tenido tiempo de prepararse, no ha estructurado lo que quiere, o no lo sabe muy bien, o está viendo opciones, o mil cosas más. Además, a veces la actitud del seleccionador es la que es.

En estos casos se pueden llegar a producir situaciones difíciles en entrevistas de trabajo. Vamos a ver algunos casos por orden de dificultad.

1 La entrevista no avanza

A una entrevista no vas a responder preguntas, vas a mostrar tu propuesta. Y si la entrevista no avanza, no puedes hacerlo.

A una entrevista de trabajo no vas a responder preguntas, vas a vender tu propuesta #empleo #arquitectura Clic para tuitear

Debes intentar transmitir tu propuesta de valor, tus valores, tu propósito, tus casos de éxito, relato personal… Todo lo que te ayude a conseguir el puesto. Si no lo logras, aunque hayas respondido perfectamente a todas las preguntas, habrás desaprovechado una gran oportunidad para diferenciarte.

Se da mucho el caso de entrevistas muy poco estructuradas, basadas en el “háblame un poco de ti”. Puede ser una técnica válida para conocer a un candidato, pero hay que manejarla muy bien para conseguirlo.

Si notas que no te están preguntando nada con sustancia y que no te dan espacio para transmitir lo que vales, debes pasar a construir tú la entrevista. Vende tu propuesta aunque el entrevistador no te pregunte explícitamente lo que quieres contar.

Por ejemplo, si te preguntan aquello de “¿Conoces nuestra empresa?”, puedes aprovechar para hablar de su misión, visión y valores y conectarlos con los tuyos, como dijimos aquí.

2 El entrevistador está encantado de conocerse

Otra de esas situaciones difíciles en entrevistas de trabajo que se dan bastante es cuando el entrevistador habla mucho de sí mismo y de la arquitectura que hace y del estudio. Mucho. Pero mucho.

¿Qué haces aquí? Si la cosa va más allá de un intento un poco torpe de Employer Branding y deriva en la autocomplacencia, vas a volver a tener el problema de falta de espacio para mostrar tus capacidades.

La solución pasa de nuevo por intentar llevar la conversación a tu terreno para vender lo tuyo. Puedes aprovechar algún resquicio. Por ejemplo, si la arquitectura que hace tu posible empleador te gusta y está hablando mucho de ella, puedes aprovechar para decirlo y explicar por qué.

Puedes contarle cómo entiendes tú la arquitectura, de ahí conectar con tus valores, con tu trayectoria, con casos de éxito, etc.

3 La entrevista se vuelve muy absurda, próxima al surrealismo

Llevo una recopilación de preguntas aparentemente absurdas en entrevistas que algún día publicaré. Creo que con los derechos de autor lograré retirarme y no me hará falta mi plan de invertir en criptomonedas.

Me refiero a cosas como:

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

En Matrix, ¿cogerías la píldora azul o la roja?

¿Qué es para ti la música (para un puesto de BIM manager)?

Si el teflón es antiadherente, ¿cómo lo pegan a las sartenes?

¿Cómo meterías un dromedario en un ataúd usando dos piñas?

Estas preguntas son supuestamente maneras innovadoras de ahondar en tu personalidad, evaluar tus competencias y averiguar los rasgos de tu funcionamiento mental y emocional.

Y en realidad puede ser así, siempre que estén en manos de un entrevistador preparado que sepa por qué las hace y cómo las va a interpretar. Si te las sueltan porque las han leído en algún sitio sin un propósito claro, se convierten en absurdas.

Te aseguro que se producen verdaderas performances en algunas entrevistas.

Algunas entrevistas de trabajo se transforman en verdaderas performances #empleo #arquitectura Clic para tuitear

Nuevamente, trata de llevar estas preguntas a lo que te interesa. Estás allí para hablar de tu libro. Puedes utilizar el humor, suele ser una buena salida, y tratar de conectar con tus rasgos de personalidad afines al puesto: creatividad, empatía, etc.

4 El entrevistador te quiere eliminar

Dentro de las situaciones difíciles en entrevistas de trabajo, ésta es una de las más complejas.

Cuando el entrevistador no deja de hacer comentarios negativos respecto de tus cualidades, te dice que no te adecúas al puesto, que tienen candidatos mejores, etc., ¿qué haces?

Dan ganas de irse, ¿no? Al menos de decir, “¿Para qué me has llamado?”.

En algunos casos, desgraciadamente, esto es así. Ya hay un buen candidato más o menos escogido y la organización ha llamado a algunos más para ver si se puede rizar el rizo encontrando a alguien aún mejor.

Es una estupenda manera de perder el tiempo y hacerlo perder a los demás, ya que prácticamente nunca sucede. El candidato elegido previamente es el que finalmente se queda con el puesto casi siempre. Poco puedes hacer.

Sin embargo, también hay casos en los que el entrevistador simplemente te está poniendo a prueba para ver cómo defiendes tu adecuación al puesto y cómo te comportas en situaciones de tensión y conflicto.

Es posible que en una entrevista de trabajo te pongan en tensión para evaluarte #empleo #arquitectura Clic para tuitear

En estos casos, sobre todo debes mantener la calma. Ya que estás ahí, aprovecha el tiempo para dejar una buena impresión y puede que incluso para conseguir el puesto. Gestiona tus emociones, tu enfado, y trata de dar tus argumentos con lo que te da idoneidad para el puesto y la organización.

5 situaciones difíciles en entrevistas de trabajo en arquitectura

5 Situaciones difíciles en entrevistas de trabajo que cruzan líneas rojas

Y por supuesto, también se producen situaciones difíciles en entrevistas de trabajo que se vuelven impertinentes o directamente ilegales.

Las personas a las que ayudo a conseguir empleo se han encontrado con la típica pregunta sobre si te vas a quedar embarazada, sobre temas personales, orientación sexual, religión, e incluso intentos de ligar.

Esto pasa, no es ciencia ficción. Afortunadamente no es habitual.

No puedes evitar que suceda (ojalá nunca te toque), pero sí puedes prepararte para ello.

A veces en estos casos, con los nervios del momento y lo violento y sorpresivo de la situación, se te hace difícil reaccionar como de verdad te gustaría. Te bloqueas. Para evitarlo, te recomiendo un poco de preparación previa.

Lleva tus líneas rojas meditadas desde casa. ¿Qué tipo de preguntas no vas a admitir? ¿Por qué situaciones no vas a pasar de ninguna manera? ¿Qué tipo de respuesta quieres dar si te sucede algo así?

Lleva tus líneas rojas meditadas desde casa a una entrevista de trabajo #empleo #arquitectura Clic para tuitear

Si tienes estas cosas pensadas será más sencillo reaccionar gestionando tus emociones, con asertividad, no dejándote nada por decir y marchándote en el momento en que quieras hacerlo. Tendrás más calma y seguridad.

Recuerda que te conviene preparar las entrevistas de trabajo.

No vayas a pensar que todo esto es habitual

Bueno, pese al tono irónico el post ha quedado un tanto negativo. No vayas a pensar que estas cosas te van a pasar todos los días.

En realidad son puntuales y poco habituales. Las he recopilado durante bastante tiempo según las experiencias de decenas de personas en muchas entrevistas. Estadísticamente no tienen una gran incidencia.

Aun así, vale la pena tener directrices por si algún día te ves en ello.

Por lo menos para evitar las peores, transformar las performances en situaciones divertidas y útiles y las entrevistas-plomo en aciertos para ti.

Y para conseguir empleo en el mundo de la arquitectura, claro.

Tienes una megaguía muy completa y recursos gratuitos para lograr trabajo en nuestro sector en la categoría EMPLEO DE ARQUITECTO.

¿Has tenido situaciones difíciles en entrevistas de trabajo? ¿Alguna de las que he descrito aquí? ¿Alguna de otro tipo? ¿Crees que te has encontrado en general con entrevistadores que han llegado a saber lo suficiente de ti?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES CONSEGUIR EMPLEO
EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
MINIGUÍA PARA LA PREPARACIÓN DE ENTREVISTAS DE TRABAJO EN EL MUNDO DE LA ARQUITECTURA

Deja un comentario