VICTIMISMO EN LA ARQUITECTURA

Hoy voy a hablar de un tema delicado. Referirse a victimismo en la arquitectura lo es, pero voy a intentar hacerlo sin amargura, desde una posición de solidaridad y empatía (a mí también me pasan cosas malas, y algunas muy injustas) y desde la motivación.

Creo (veo) que muchos arquitectos hemos estado instalados en el victimismo. Es comprensible. Lo que ha pasado en nuestra profesión ha sido un tsunami que nos ha traumatizado, y es muy humano que ahora tengamos la autoestima baja y que no veamos por dónde salir adelante.

Y en parte lo que ha ocurrido es responsabilidad nuestra. Ha sido un proceso de deterioro prolongado camuflado por el dinero que corría a espuertas, que no nos dejaba ver lo que iba mal en las cañerías de la profesión.

Uno no se levanta de repente un día y dice: “Anda, parece que hay crisis en la construcción”. Viene de lejos.

El victimismo en la arquitectura está ahí, pero no nos conviene nada. Vamos a ver por qué y cómo evitarlo.

Victimismo en la arquitectura

Dónde está el victimismo en la arquitectura

Hablo regularmente con personas de la profesión que están instaladas en un papel de víctima. Vienen a que les soluciones el problema, a veces sin querer hacer nada, con una actitud pasiva. Necesitar ayuda no significa dejarse ir, significa dejarse ayudar y seguir luchando.

Hay una gran diferencia entre ser víctima o ser responsable, sea cual sea la situación.

Hay una gran diferencia entre ser víctima y ser responsable #coaching #arquitectura Clic para tuitear

Ser víctima es cómodo. Como no puedes hacer nada, no haces nada. Te quedas en el sofá. Ser víctima junto a otras víctimas tiene un efecto de retroalimentación que puede llegar a ser placentero. Mal de muchos, consuelo de tontos.

Lo peor de ser víctima es la tendencia al inmovilismo, ya que implica que no tienes control sobre la situación. Y desde luego, si te crees que eres víctima y te lo recuerdas constantemente, conseguirás precisamente eso: no tener ningún control sobre la situación.

Si te dices que nunca lograrás algo, no lo lograrás. Esto no es magia, ni es Paulo Coelho mirando una puesta de sol, es la influencia de tu actitud y tu mentalidad en lo que haces.

Es el concepto de indefensión aprendida, el que explica por qué un animal enjaulado durante mucho tiempo se queda en la jaula cuando finalmente le abres la puerta.

El victimismo además tiene ciertas ventajas inmediatas aunque no deseables: se meten menos contigo (pobre, ya tiene bastante), puedes manipular a algunas personas para que se apiaden de ti (aunque encontrarás más colaboración y ayuda si los demás ven que luchas) y puedes hacer sentir culpable a todo el mundo para conseguir simpatía.

Responsabilidad con tu situación

El opuesto al victimismo en la arquitectura es la responsabilidad. Ser dueño de lo que haces, tener algo de control sobre la situación. Pero esto cuesta, hay que esforzarse. No es una posición cómoda, aunque desde luego es la que te va a llevar a un mejor lugar con el tiempo.

Está bien permitirse un tiempo de duelo, de tristeza, ante una situación mala o injusta. Las emociones están para algo, y no te digo que haya que negarlas. Pero dejarse controlar un largo período de tiempo por la negatividad no acaba bien.

Está bien permitirse un tiempo de duelo cuando tu profesión es vapuleada #coaching #arquitectura Clic para tuitear

He visto que a los que quieren salir del agujero los llaman optimistas, o locos, o les dicen que les han tomado el pelo esos de la psicología positiva.

Pues bien, a mí tampoco me gusta la psicología positiva pasada de rosca que nos dice que todo está siempre bien, tipo Mr. Wonderful, pero tampoco te puedes quedar llorando a todas horas. Debes adquirir tu cuota de responsabilidad.

Puede que no tengas la culpa de lo que ha pasado, pero puedes responsabilizarte en mejorar tu situación y creer que eres capaz de hacerlo. Cuesta mucho, es difícil y tal vez no veas el camino para ello, pero debes dar el primer paso que es creer.

Debes echarle un par de narices.

A cambiar el chip

Es necesario que asumamos que la situación pre-crisis de la profesión de la arquitectura no volverá.

Hay que plantear otros caminos. Desde reinventarte y dedicarte a otra cosa (¿por qué no?), hasta cambiar tu modo de encarar la profesión, tu modo de buscar EMPLEO DE ARQUITECTO, tu emprendimiento, lo que sea.

También es importante que te conciencies de que los arquitectos no estamos peor que cualquiera. No somos más víctimas que muchos. Hay otros sectores que también lo están pasando mal y que todavía lo pasarán peor.

Los #arquitectos no somos más víctimas que muchos otros profesionales #coaching Clic para tuitear

Los taxistas están en ello, y lo tienen crudo, porque en poco tiempo el coche autónomo hará que dejen de ser necesarios. Los que trabajan en la distribución de cine para TV también, Netflix se los come. Y así muchos más.

Al menos, en nuestro caso, la gente siempre necesitará casas y edificios. Hasta que haya robots que lo hagan mejor que nosotros en todos los aspectos, seguiremos siendo necesarios.

Esa formación que tanto criticamos (con razón), también nos da cosas buenas que nos permitirán adaptarnos a la situación si nos empeñamos en hacerlo.

Tomemos pues el toro por los cuernos.

Ahora es cuando me dices: “Para ti es muy fácil, tienes un negocio, clientes, te va más o menos bien, y escribes esto desde la comodidad de tu Mac”.

Pues bueno, que sepas que yo también llevo mis piedras a cuestas. Como todo el mundo. Me peleo con ellas y las levanto. A veces me aplastan momentáneamente, porque de lo contrario no sería humano, pero aquí estoy.

Y a buscar soluciones

Si empiezas a solucionar problemas, uno a uno, la mejoría irá llegando. No sólo aparecerán caminos que no habías imaginado, sino que sentirás que empiezas a tomar el control de las cosas.

Puedes elegir diversas opciones.

Intentar conseguir empleo, pero de un modo diferente a como lo has hecho hasta ahora.

Plantearte emprender tu propio negocio, mejor acompañado que en solitario, pero utilizando herramientas de esas que no nos explican en la Escuela de Arquitectura. Estrategia, marketing, gestión empresarial… Todo eso te va a ayudar.

Reinventarte también es una opción. No quiero echar a gente de la profesión, lo que digo es que si hay otras cosas que te gustan, ¿por qué no transformarlas en un modo de vida profesional?

En cualquiera de estos casos, debes tener la suficiente proactividad como para no quedarte en la jaula.

Tal vez el victimismo en la arquitectura te rodea. Que no te atrape, porque pasa sin que te des cuenta. Mantente alerta.

Y actúa.

Tienes mucha más información, posts, recursos y herramientas para mejorar tu desempeño en la categoría DESARROLLO PERSONAL DEL ARQUITECTO.

¿Piensas que existe victimismo en la arquitectura? ¿Te cuesta deshacerte de los pensamientos negativos que te paralizan? ¿Cómo valoras la situación de la profesión?

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
GUÍA PARA LA ESPECIALIZACIÓN DEL ARQUITECTO

8 comentarios en “VICTIMISMO EN LA ARQUITECTURA”

  1. Me ha encantado el post de hoy. Hay que espabilar!!!!
    Hoy he tenido una prueba en English de una oferta de empleo, y cuando me han preguntado que hacía ahora mismo. Le he dicho todo lo que hacía, y no he podido decirle que también era Arquitecto autónomo que buscaba trabajillos por doquier, el tiempo ya había pasado y no querían que hablara más. Luego he pensado: Que putada, no les he dicho que soy autónomo!!! Pero ahora al leer tu post, he pensado, que más da si ya saben que soy proactiva y estoy trabajando y buscándome la vida como una loca, al contarle el resto de cosas que hago.

    • Hola, Ana.

      Pues sí, hay que espabilar.

      El post no está enfocado como un meneo (aunque puede serlo), sino más bien como una reflexión ante hechos ciertos: quienes tienen mejor actitud suelen obtener mejores resultados en la mayoría de las ocasiones, ya sea buscando empleo o emprendiendo. Y parte de ello consiste en tomar las riendas de lo que podemos controlar y mejorar en aquello que podemos mejorar.

      Responsabilizarnos. Y eso parece que lo has dejado claro en tu entrevista.

      Muchas gracias por dejar tu comentario. 🙂

      ¡Un saludo!

  2. Muchas gracias por tus reflexiones, aunque a veces parecen cosas de sentido común, necesito que alguien me las recuerde.
    Y tus artículos me son de mucha ayuda en estos tiempos tan complicados.

    Yo llevo 25 años siendo arquitecta y he disfrutado mucho de mi trabajo, el golpe ha sido realmente duro y encontrar tu blog me ha ayudado a reponerme.

    De nuevo gracias y no dejes de reflexionar y compartirlo,

    Un fuerte abrazo,

    Ana García

    • ¡Hola, Ana!

      Gracias a ti por seguirme. Me alegro de que el blog te esté ayudando. 🙂

      Efectivamente, a veces el sentido común se nos olvida. Ya sabes lo que dicen, el sentido común es el menos común de los sentidos. En cierto modo es normal, porque nos cuesta ver cosas sobre nosotros mismos estando dentro de nosotros mismos. Tomar distancia no es sencillo.

      Además de aplicar el sentido común es necesario reflexionar sobre ciertas situaciones e intentar hacerlo de la manera menos sesgada posible. En ello estamos.

      Gracias de nuevo por comentar.

      ¡Un abrazo!

  3. Hola, excelente artículo, gracias. Yo estoy en proceso de reinvención y concuerdo contigo en cuanto a hacernos responsables y tomar el control de la situación y no dejarnos llevar siendo pobres víctimas indefensas. Gracias por compartirlo, una reflexión muy buena.

    • ¡Hola, Annabella!

      Muchas gracias por tus palabras. Así es, tomando conciencia de la parte de la que somos responsables nos irá mucho mejor.

      ¡Ánimo con esa reinvención! 🙂

      Un saludo.

  4. Hola colegas (de profesión)!! Me ha gustado mucho tu post, te sigo desde hace tiempo y he seguido muchos de tus consejos… Soy arquitecta joven… Y es realmente complicado no instalarse en el victimismo cuando lo único que has conocido después del PFC es la crisis y la frustración… Al final me hice otro portfolio (otro más) y conseguí trabajo en un estudio.. De prácticas… Mis quintas o sextas prácticas… Pero contenta porque creo que me queda muuucho que aprender pero tenemos que hacernos valer un poquito aunque a veces cueste muuuuucho!! Sigue aconsejándonos Joan!!! Y por cierto todo chicas comentando, me alegro de que seamos participativas y mucho ánimo a los que buscan un trabajo o mejorar!!! Un saludo,

    • ¡Hola, Sarai!

      Pues muchas gracias por seguirme y por tus palabras. Me alegro de que mis consejos te sirvan. 🙂

      Efectivamente, es complicado seguir avanzando cuando todo está en contra. Sin embargo, parece que las cosas se mueven un poco y que lo peor ha pasado.

      Enhorabuena por haber seguido luchando, por estar activa (en prácticas, formándote o las dos cosas) y por conservar el espíritu.

      Muchos ánimos con todo y para cualquier cosa, aquí estoy.

      Por cierto, es verdad que las chicas sois mucho más participativas. A ver si logro picar a los chicos. 🙂

      Gracias por comentar.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario