LOS CALCETINES DE MAGNUS CARLSEN O CÓMO MEJORAR LA CONCENTRACIÓN

Mejorar la concentración, importante. Hace unas semanas me enfrenté a un test (a veces me veo con 90 años todavía haciendo exámenes) cuyo resultado era importante para mí.

Era una prueba exigente, competitiva, con varios candidatos, para la cual los conocimientos previos no servían demasiado (más allá de un mínimo que a todos se nos suponía). No se podía preparar estudiando. Se trataba de mostrar precisión y velocidad para resolver problemas en un tiempo reducido.

Son justamente unas condiciones en las cuales la capacidad de concentración es clave, así que me acordé de las ventajas que supone para cualquiera mejorar la concentración. Y de Magnus Carlsen.

Mejorar la concentración

Los calcetines de Magnus Carlsen

Mejorar la concentración es una de las cosas que ha llevado a Magnus Carlsen a ser campeón mundial de ajedrez y número uno indiscutido.

En el último Mundial, celebrado hace pocos meses, Carlsen tuvo que enfrentarse a un desempate a base de partidas rápidas para ganar, después de terminar la serie de partidas normales empatado con su rival, Serguéi Kariakin.

Ese día apareció con su vestimenta habitual para jugar, pero llevaba unos calcetines de la NBA. Cuando le preguntaron por qué, contestó de un modo muy natural: “Los calcetines no eran precisamente mi prioridad hoy”.

En pocas palabras, Carlsen estaba a lo que estaba.

Tiene una capacidad de concentración inhumana, especialmente patente en las partidas rápidas y semirrápidas, en las cuales su ventaja sobre el resto de ajedrecistas es todavía mayor que la habitual.

En esas ocasiones, en las que hay que dar el máximo en un tiempo reducido bajo un gran nivel de estrés, la capacidad de Carlsen para concentrarse es imbatible.

Y ya que hablamos de NBA, otro monstruo del deporte, Michael Jordan, era capaz de ganar muchísimos partidos anotando la canasta decisiva, ese último tiro con el tiempo casi concluido.

En realidad, Jordan no tenía el mejor porcentaje de tiros de campo de la liga (alrededor de un 49%), pero en esas situaciones decisivas su acierto subía de manera espectacular gracias a su capacidad de concentración.

Para casi todos, es el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

Michael Jordan tenía una capacidad de concentración sobrehumana en los momentos decisivos #coaching Clic para tuitear

¿Para qué sirve mejorar la concentración?

Vivimos tiempos en los que cada vez es más difícil tener una buena capacidad de concentración.

Hay mil distracciones, tendemos a dispersarnos y caer en la multitarea. Vemos a los chavales de 15 años haciendo 20 cosas a la vez y pendientes de varios dispositivos y de información que les entra por mil canales.

Es fácil dejarse arrastrar por ese entorno disperso.

Sin embargo, mejorar la capacidad de concentración no es sólo útil para hacer exámenes o solventar situaciones límite.

Es una herramienta muy potente en el día a día, un modo de vivir. Además, si no eres capaz de concentrarte mínimamente cada día, no lo lograrás cuando lo necesites estando en un aprieto. Siguiendo con el símil deportivo, se juega como se entrena.

Ya vimos lo valioso que es gestionar la atención en nuestro quehacer diario cuando hablamos de efectividad personal, tanto en lo profesional como en lo personal. Y eso es válido aunque no seas GTDista y no utilices un sistema de efectividad.

Mejorar la concentración, afinar tu atención, te permite ser más eficiente en cada cosa que haces, lo cual se traduce en mejores resultados y ganancia de tiempo; un tiempo que puedes usar para tu bienestar, tus relaciones o aficiones.

Mejorar la concentración te permite ser más eficiente. Ponte a ello #coaching Clic para tuitear

¿Cómo se mejora la capacidad de concentración?

Se tiende a pensar que éste es uno de esos “talentos” innatos que se tiene o no se tiene. Puede haber cierta predisposición, sí, pero lo cierto es que la capacidad de concentración se puede trabajar y se mejora entrenando.

De entrada, hay que tener claro que tener una atención total al 100% durante un tiempo muy prolongado es casi imposible. Te vas a desconcentrar. La cuestión es ser capaz de detectarlo cuando ocurre y volver al nivel de atención necesario de manera rápida y efectiva.

Hay que trabajar el hecho de ser capaz de fijar la atención rápidamente en lo que sea necesario, y también el poder mantener esa concentración durante un tiempo suficiente.

Hay diversas maneras de hacerlo, que se resumen más o menos en el siguiente patrón:

Dedícate a algo sin ninguna distracción. Cuando veas que la mente se va a otra cosa, date cuenta de ello, procésalo, entiéndelo, no te sientas mal por ello y vuelve a lo que estabas haciendo.

Repitiendo este proceso día a día en tus tareas habituales, poco a poco irás mejorando. Cada vez te costará menos llegar al punto de atención plena y mantenerlo durante un cierto tiempo.

Se puede trabajar de varias maneras.

Mejorar la concentración y gestión de la atención

Algunos sistemas y consejos para mejorar la concentración

Aquí te pongo algunos ejercicios y técnicas más concretos para mejorar la concentración:

  • Meditación Mindfulness. Se ha puesto de moda, y es que funciona. Consiste en trabajar todos los días la atención plena, de manera que el cerebro se va habituando a ello y acaba por adquirir automatismos. Es un mundo, del cual podemos hablar otro día.
  • Observa un objeto durante un minuto, y después trata de construir una imagen mental del mismo o dibujarlo sin tenerlo delante. Recuerdo que éste fue el primer ejercicio que hicimos en Análisis de Formas en la carrera, concretamente con nuestro reloj.
  • Lee con atención. Cada vez se lee menos, y además de muchos otros beneficios que estamos perdiendo, la lectura trabaja la capacidad de concentración. Lee, date cuenta de cuándo tu mente se va, y párate cada cierto tiempo para ver si recuerdas lo que has leído y con qué nivel de detalle.
  • Practica con cifras y letras. Por ejemplo, hacer sudokus o sopas de letras. Mi abuela los hacía, y a los 94 años no se le escapaba una. Resolvía los crímenes de Jessica Fletcher recordando todos los detalles.
  • Técnica de los 2 minutos. Coge un reloj de los que tienen segundero, y obsérvalo siguiendo la manecilla con atención plena durante 2 minutos. Sin pensar en nada más. Al principio cuesta, pero verás cómo tu atención se va entrenando.
  • A mí el Taichí me ayuda mucho. Es una especie de meditación en movimiento, durante la cual estoy concentrado para no olvidar la serie de movimientos, la regulación de la respiración y la atención a las sensaciones corporales. Es un buen entrenamiento para mejorar la concentración.

Tu modo de vida afecta a tu concentración

Hay otras cosas que puedes cuidar aunque no sean técnicas concretas:

  • Cuida tu organismo. Estar en buenas condiciones físicas, descansar y alimentarse bien favorece mucho la capacidad de concentración. Magnus Carlsen es un atleta.
  • Gestiona el estrés. El estrés destruye la concentración, así que te toca evitarlo en la medida de lo posible.
  • Pon las condiciones adecuadas para concentrarte. Evita las distracciones, huye de la multitarea, sé consciente en cada momento de qué vas a hacer y olvida el resto.
  • Los pequeños descansos entre momentos de máxima concentración son necesarios. Cuídalos, no te pongas en ellos a mirar el email o hacer actividades cognitivas. Suelta la mente y busca relajarla y vaciarla.
  • Ajedrez. No sólo ayuda a desarrollar la capacidad de análisis y el pensamiento estratégico, sino que mejora la capacidad de concentración.
  • Y no sé qué explicación científica tiene, y tal vez sea una chorrada, pero mucha gente afirma que mascar chicle ayuda a concentrarse. Curiosamente, Michael Jordan lo hacía en sus partidos.

Si sigues algunas de estas recomendaciones y, sobre todo, lo trabajas día a día, tu capacidad de concentración mejorará mucho.

Mejorar la concentración es un trabajo diario y constante con buenas recompensas #coaching Clic para tuitear

Verás cómo eso supone un gran beneficio en tu vida a todos los niveles y cómo lo agradeces.

Tienes mucha más información, posts, recursos y herramientas para mejorar tu desempeño en la categoría DESARROLLO PERSONAL DEL ARQUITECTO.

¿Qué tal lo llevas tú? ¿Eres capaz de concentrarte rápidamente? ¿Aguantas esa concentración por un tiempo suficiente? ¿Crees que eres eficiente en tus tareas mentales?

Contéstame aquí abajo, y si te ha gustado el artículo te agradeceré que lo compartas.

Gracias por leerme. Que tengas un buen día.

¿QUIERES VIVIR DE LA ARQUITECTURA?

Suscríbete a mi newsletter y recibirás en tu email todos mis artículos, viñetas y contenido exclusivo.

También te enviaré gratuitamente la
GUÍA PARA LA ESPECIALIZACIÓN DEL ARQUITECTO

6 comentarios en “LOS CALCETINES DE MAGNUS CARLSEN O CÓMO MEJORAR LA CONCENTRACIÓN”

  1. Hola Joan!!
    M’ha semblat molt interessant la metàfora
    Estic d’acord amb tu que la concentració a l’hora de fer una activitat és primordial, t’ho dic perquè jo tinc tendència a dispersar-me. Ara amb els coneixements que he adquirit de meditació, vaig canviant a poc a poc.
    Gràcies

    • Hola, Sílvia!

      Sí, la meditació és una gran ajuda, i amb una mica de paciència i entrenament s’aconsegueixen resultats espectaculars.

      Gràcies per llegir-me i pel teu comentari. 🙂

      Salutacions!

  2. he conseguido leer todo tu articulo sin despistarme. Es un comienzo !..Tanto input diario nos descentra y perdemos el norte…se agradecen ayudas como la tuya para mirar y retomar la brujula.
    pd. Recuerdo a mi abuelo con 80 y pico años con curiosidad diaria e intentando memorizar las matriculas y jugando al ajedrez.

    • ¡Jajajaja! Te lo agradezco, hoy en día casi todo el mundo en internet lee en diagonal.

      Y sí, tenemos mucho que aprender de nuestros abuelos. En general, eran más capaces que nosotros de estar a lo que estaban, y eso a la larga supone una diferencia enorme.

      La capacidad de concentración se puede mejorar mucho, pero hay que ponerse y cuesta un poco. Aun así, merece mucho la pena.

      Gracias por pasarte y por comentar. 🙂

      ¡Un saludo!

  3. Como siempre, fantastico artículo Joan. Es cierto que es una capacidad en deshuso en nuestros días. Vivimos en un tsunami continuo de estímulos a los que no es fácil sucumbir.
    Añado dos consejos: para los niños, contarles historias. No solo leerles libros, tambien simplemente hablarles y contarles historias familiares o historicas que les sean entretenidas. COnseguir su atención de esta forma no es solo un gran reto sino que tambien les entrena.
    Y a mi me ayuda anticipar el resultado. Visualizar lo que deseo conseguir como fruto de mi concentración. No solo logra focalizar sino que tambien es motivador.
    Un abrazo amigo.

    • ¡Hola, José Carlos!

      Muchas gracias por tus palabras y por las aportaciones.

      Es interesante lo de los niños, porque están expuestos a miles de entradas de información al cabo del día, y conseguir que vayan entrenando la capacidad de concentración no es sencillo.

      Gracias por pasarte y por comentar. 🙂

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario